Rutas por el Canal de Castilla

El Canal de Castilla. Breve historia y rutas del Canal por Herrera de Pisuerga.

El Canal de Castilla es una importante obra pública concebida por los ilustrados españoles del siglo XVIII. Las obras del llamado Ramal del Norte, que abarcaba desde Alar del Rey hasta Calahorra de Ribas, se ejecutaron en el período 1759-1791, aunque el Canal no se empezaría a explotar hasta 1849, momento en que se concluyen todas las obras.

El Canal de Castilla

Por el término de Herrera el Canal cubre un recorrido de unos 5 kilómetros, que se halla jalonado por cuatro esclusas (la 4ª, 5ª, 6ª y la 7ª), varios puentes, una compuerta de retención, un batán y una central eléctrica. En las márgenes del Canal todavía se aprecian los caminos de sirga por donde transitaban las caballerías que tiraban de las barcas.

Rutas del Canal de Castilla

Ramal del Norte

Herrera de Pisuerga está a la altura de la cuarta esclusa del Canal de Castilla.

Siguiendo el curso de las aguas, el viajero se topa con la primera esclusa del Canal en Barrio de San Vicente, a cuyos pies descansa el acueducto de la Conejera. La segunda está a la altura de San Quirce, un pueblecito que guarda el encanto de la arquitectura popular de casas de barro y piedra.

Bajo esta esclusa el turista se sorprenderá con el acueducto de Cuérnago. Un poco más adelante aparece la tercera, la cuarta -donde hay una central eléctrica restaurada- y la quinta esclusa. A la altura de la quinta se encuentra la localidad de Herrera de Pisuerga.

Herrera de Pisuerga es una ciudad que, entre sus muchos atractivos, destaca por su conjunto urbano, declarado Bien de Interés Cultural. Los soportales de la Plaza Mayor invitan al turista a recorrer sus calles pobladas por casas en cuyas fachadas se pueden contemplar escudos nobiliarios. Aún se conservan restos de la muralla que recuerdan al viajero el origen medieval de la villa.

Merece la pena contemplar la Puerta Nueva del siglo XVI, decorada con el escudo del emperador Carlos I de España y V de Alemania, con escudos de la villa y con una imagen en piedra de la Virgen de la Piedad. La iglesia parroquial de Santa Ana, de tres naves y portada gótica, conserva en su interior un bello retablo del siglo XVI. Ya en la parte baja del pueblo está la Ermita de la Piedad, de siglo XVIII; todo el interior de la Ermita, muros y bóvedas, fue pintado a principios del siglo XX por Mariano Lantada con escenas que recuerdan los Dolores de la Virgen e historias del Antiguo Testamento, resultando un atractivo e infrecuente conjunto de  frescos de iconografía religiosa.

Herrera de Pisuerga es, además, la capital del cangrejo de río. Un plato que entra de lleno en la gastronomía local respaldado por los restaurantes y apoyado por la Fiesta de Exaltación del Cangrejo de Río que se celebra en agosto y que tiene categoría de Fiesta de Interés Turístico.

Aquí estuvieron los romanos. El Campamento Romano de Pisoraca prueba que las legiones romanas se asentaron en esta villa desde el siglo II-I a.C. al siglo V d.C. Hoy, el aula arqueológica recrea la vida en un campamento romano y la vida de la población civil, contando en su interior con un taller de cerámica y una taberna, entre otros espacios reproducidos en el Aula. A la entrada del aula se ha reconstruido una torre de observación de época romana, réplica de las comunes de estos asentamientos romanos.

Muy cerca, en la presa de San Andrés y entre las esclusas seis y siete, a la salida de la villa en dirección a Osorno, se encuentra el Centro de Interpretación del Canal de Castilla que ofrece una visión general del Canal por medio de maquetas, planos, reproducción de esclusas, etc. En este punto se encuentra el barco Marqués de la Ensenada, que hace un recorrido por el Canal hasta la sexta esclusa, que está en funcionamiento y permite remontar aguas arriba hasta la quinta esclusa, como en los años en que por el Canal navegaban las barcas de mercancías.

Vía Verde (De Alar del Rey a Frómista)

Este tramo contempla una longitud de 57 kilómetros y es uno de los más bellos del Canal del Castilla, ya que se inicia en el nacimiento de esta magna obra de ingeniería hidráulica con 150 años de antigüedad. Se enmarca dentro del valle del río Pisuerga. Los caminos de sirga son de tierra batida bien compactada con vegetación en las orillas y en buen estado. Discurren por la misma orilla del Canal, lo que permite al senderista disfrutar de toda la arquitectura de este río artificial, atravesando puentes, esclusas, dársenas y acueductos.

Las localidades más importantes que se encuentran en su recorrido son Alar de Rey, Osorno, Frómista y Herrera de Pisuerga, donde está el Centro de Interpretación del Canal de Castilla en la presa de San Andrés.

Con una buena señalización, la Vía Verde se engloba en el conjunto de aquellas que no nacieron al hilo del trazado del tren, pero que reúnen características similares.