El Centro de

El alcalde de Herrera anunció ayer que  la construcción se completará en un  plazo de un mes

El Centro de Interpretación del Cangrejo de Herrera de Pisuerga abrirá sus puertas la próxima primavera, según anunció ayer el alcalde del municipio, Javier San Millán, quien además anticipó que las obras del complejo finalizarán en un plazo aproximado de un mes.

Se trata de un nuevo centro de referencia para el conocimiento, difusión y estudio del cangrejo de río, que albergará además el Centro de Documentación Científica del Cangrejo. De este modo, se espera que el enclave pueda convertirse en «referente para el desarrollo rural, social y económico de la zona», tal y como expresó el presidente de la Diputación de Palencia, José María Hernández.

La Consejería de Fomento y Medio Ambiente está realizando un importante esfuerzo inversor en la construcción del centro, para el que tiene previsto destinar 2,5 millones de euros financiados al 50% junto con el Ministerio de Agricultura y Medio Rural y Marino (MARM).
El edificio en cuestión ocupará una superficie de 1.125 metros cuadrados distribuidos en tres plantas sobre una parcela global de 25.690 metros cuadrados. Está ubicado en la orilla del Río Burejo.

El Centro de Interpretación del Cangrejo aúna la sensibilización medioambiental con el uso de materiales sostenibles, algunos reciclables, con el uso de energías renovables como la solar o la biomasa. De este modo, la demanda energética para calefacción es moderada y se cubre mediante una caldera de biomasa que garantiza una emisión nula de CO2.

El agua caliente sanitaria se consigue a través de placas solares térmicas, y tanto la demanda de electricidad como la de agua son limitadas, garantizando una recuperación del agua de lluvia de más del 95%.

Además, el inmueble se inserta en el paisaje con una arquitectura orgánica, apoyada en la ribera y conectada con sus corrientes para implicarse en el pulso vital del río. El agua interacciona con el semisótano del aula donde el cangrejo se manifiesta en su medio habitual.

 

Fuente: El Norte de Castilla